jueves, 23 de abril de 2009




Cada suspiro, es un quejido en el que mi alma expira,
muriendo un su silenciosa pena.
Y si me cubre la fría noche con su soledad y su negro manto,
caigo en un infinito y oscuro abismo.
"La noche es el pozo de los enamorados" y nos absorve.
Nos absorve precipitandonos al barranco de los sentimientos y
llevadonos a viajar en estado de letargo,
hacia ese mundo de color sepia donde moran los recuerdos y los sueños.
Me siento aletargado, pero vivo despierto.
Aunque el insomnio en mis pensamientos no cesa,
nada me despierta de mi embelesamiento.
Sueño que vivo mientras muero por tu ausencia.
La locura juega conmigo en sus manos, usandome de títere.
Camino al borde del delirio.
El dolor se manifiesta en Ira.
Y si llueve en mi cabeza, el tiempo no acompaña, me es adverso.
De nada sirven ya los pretextos si ¿por qué? se ha convertido
en una pregunta retórica y el concepto del dolor
ha cambiado su significado.
Yo soy mi unico antagonista. Yo y mi mente.
La vida, fluye.
La vida, con tantas bellas cosas y
acostumbrados a que nos muestre sus peores caras.
Así es la vida, agridulce es su sabor.


Autor: Pedro Manuel Carmona Romero.

2 comentarios:

† ĐعЯκ † dijo...

Como bien dices, la vida tiene sus virtudes y defectos, y éstos cambian según la persona. Entiendo que te puedas sentir algo "raro", y me parece muy lógico que quieras seguir adelante, sin olvidar el pasado, pero atendiendo al presente.

Sigue así Gugu, llegarás lejos ;)
Un abrazo

LadyLuna dijo...

EL desamor será tu inspiración bastante tiempo... Yo guardo cudernos repletos.

Nadie dijo que la vida fuera fácil, solo prometieron que valdría la pena vivirla.

Actualicé;)

Besitos.